m

El director de instalaciones deportivas en el ojo de los números

Durante estos últimos años la industria del fitness y salud y en concreto el sector de las instalaciones deportivas ha sufrido y sigue haciéndolo por las fuerzas de la coyuntura económica así como las diferentes opciones estratégicas que van apareciendo.

Sector maduro con tendencia a la atomización en algunos entornos y dificultades de mantener la sostenibilidad debido a la saturación dentro de la disponibilidad de mercado existente.

Aunque no sólo son las variables externas que afectan a la viabilidad de centros deportivos, sino todo aquello que no se hizo y ni se hace afectando actualmente al mantenimiento de las diferentes actividades.

Nuestra experiencia nos acerca a la alta rotación de directivos que han pasado y pasan por las instalaciones deportivas intentando generar un cambio motivado por la ilusión o las buenas prácticas en gestión deportiva: o dicho de otro modo: posible experiencia y conocimiento.

Aún así, los cambios no ocurren o lo hacen de forma poco significativa, y me refiero a los cambios económicos que aportan valor y sostenibilidad. Eso sí, en algunos casos, la satisfacción de los consumidores en tasa de sobresaliente, marcado por la confianza y compromiso de pertenecer. Obviamente,  inundado por un clima laboral contagiado de vitalidad y energía de unos colaboradores colgados de un buen líder que sigue apostando por aportar los beneficios del ejercicio físico bajo las instalaciones existentes , oferta de actividades posible y  sus personas.

A pesar de ello, seguimos viendo esa rotación o falta de ajuste esperando que alguien aparezca y solucione lo que otros no pudieron, sin darse cuenta que no es una cuestión de la dirección exclusivamente sino conjunta de la administración o estructura de responsabilidad en la mayor parte de los casos. Debido principalmente, a la vertiginosidad de los cambios que corren en la actualidad que requieren de darse cuenta en tiempo y reaccionar con celeridad para mantener la posición en el mercado ofreciendo lo necesario para que la dirección actúe, así como identificar elementos de la instalación que requieren de una reordenación.

” El director de instalaciones sometido al ojo de los números debería estar analizado por una evaluación de 360 grados”

Una amplitud que vas más allá de los resultados económicos, siendo de importancia el grado de gestión e impacto de sus iniciativas constantes y regulares. A su vez, determinar lo que no se hace y evaluar el no impacto y efecto sobre la competitividad de la instalación deportiva en cuestión; aportando datos acerca de lo que no tiene el director en sus funciones y clarificar la responsabilidades oportunas para ordenar la situación.

” La gestión deportiva no difiere de otras direcciones empresariales “

Inversión busca retorno y valor a los accionistas, incremento de la empleabilidad y su liderazgo, así como todo lo  que tiene que ver con la innovación, gestión de procesos, etc; dando respuesta a la demanda o necesidad social que impera en el hoy y ahora.

La auditoría de instalación deportiva y de gestión es una opción previa de evaluación que permite analizar la instalación deportiva y su situación actual así como la interacción con el resto de opciones que compiten en un mismo entorno. Viajando  a su vez,  en la entrañas de su gestión y valorando todos los aspectos organizativos, estratégicos, entre otros; con el objetivo de elaborar un plan de impulso o determinar el diagnóstico real para tomar la decisiones de forma correcta.

La traducción de los resultados económicos implica el conocimiento en profundidad del idioma estratégico y operativo entre otros.

Disponer de una evaluación externa permite ampliar la visión y dotar de un diagnóstico  más objetivo y trasladar las responsabilidades con su definición apropiada para que cada elemento de la organización descubra y ajuste sus intervenciones en tiempo y orden, permitiendo  distribuir los ojos de los números no solo al director sino a los diferentes niveles de la organización. Y así, establecer un marco de actuación global con la finalidad de impulsar el centro o instalación deportiva.

La competencia en industrias maduras y fragmentadas requiere de análisis para determinar objetivos y caminos para conseguir ventajas competitivas sostenibles en el mayor tiempo posible, pero construyendo capacidades con los recursos necesarios y de forma conjunta.

  • Inclusión del pensamiento estratégico
  • Implantación de sistemas de inteligencia competitiva
  • Reinvención de la gestión por procesos incrementando la percepción de valor del consumidor
  • Gestión del cambio y restructuración organizativa
  • Sistemas de evaluación de mejora

Son algunas de las medidas básicas cuya finalidad reside en  reposicionarse y viabilizarse en un entorno complejo. Requiriendo obviamente de esa evaluación previa para determinar lo que se hace o no se hace y proyectar las prácticas hacia la mejora de su gestión y competitividad.

En conclusión, todo lo que se mire desde la perspectiva de los números debería de pasar y permítanme la expresión “el tubo de los componentes de la gestión en instalaciones deportivas”.

Aitor Reche

Director Unofit Deporte, ocio y gestión



Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
más info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar